biografía

Antonio Orozco (Sevilla, España, 23 de noviembre de 1972)

Sentado en mi reloj…

Alguien dijo en una ocasión que las prisas no eran buenas consejeras, y yo por mi parte decidí tomarlo al pie de la letra:
En la composición de cada una de las más de treinta canciones que formaban parte inicial de este proyecto. En la previa de cada una de ellas e intentando ser fiel a todas mis influencias musicales. En la elección de las personas que serían las encargadas de acompañarme en cada minuto del desarrollo de cada idea, de cada nota, de cada golpe, de cada silencio. En la elección del espacio, de la ciudad, y de los casi tres años que estuve sentado en mi reloj esperando que llegara este momento.


Alguien dijo que el tiempo lo pone todo en su sitio, y en esencia lo esperé. Las formas, las correcciones, las exigencias, y la manera de empezar a darme cuenta de que los ciclos existen, que estaba inmerso en un proceso de renovación absoluta desde la propia composición hasta lo más profundo y personal.


De la evidencia de que estamos sumidos en un proceso de cambio a todos los niveles es de donde parte la idea original de “RENOVATIO”. Del latín y conteniendo gran cantidad de acepciones que la definen -como cambio, reforma, rejuvenecimiento, reposición, regeneración, transformación, reactivación, innovación, resurgimiento, mutación, desarrollo, y una larga lista de etcéteras-, convertían definitivamente la palabra en el título perfecto de un álbum lleno de horas de investigación, de búsqueda, de un nuevo encuentro con lo que conocíamos, con los que nos enseñaron y con todo aquello que está vivo y que precisamente por eso se encuentra en un proceso cíclico de renovación constante.


Alguien dijo alguna que vez que la inconsciencia era la degeneración de la conciencia, y decidí detenerme y analizarlo.


Al igual que en un conductor novato el porcentaje de accidente es extremadamente bajo por su especial prudencia, ese promedio se eleva de forma abrumadora cuando los conductores tienen algunos años de experiencia al volante, por falta de concentración y exceso de confianza. Después de diez años de carrera profesional, cuatro títulos y algunos cientos de conciertos en la garganta, y sin ánimo de caer en esa inconsciencia de la que estábamos hablando, decidí tomarme el proceso de grabación como si de mi primera vez se tratase. Las canciones pasaron por cuatro fases antes de ser lo que definitivamente hoy son. Algo más de un año de trabajo con Xavi Pérez y Tato Latorre en lo que fue la primera fase; una segunda que duró unos tres meses en la que se perfeccionaron algunas partes de la primera y se añadieron algunas nuevas canciones; una tercera en la que, con la ayuda de Xavi, todas y cada una de las canciones volvieron a ser “maquetadas” solamente a piano y voz buscando nuevos colores, para de esa manera llegar a los estudios de Casa Limón (Madrid) y Los Pérez (Rubí-Barcelona) donde se desarrollaría la cuarta y última fase que se prolongó durante más de un tres meses, encontrando así cada una de las pinceladas que estábamos buscando.


Han sido más de dos años de duro trabajo que hoy nos permiten presentar este “RENOVATIO”, que lo único que pretende es, al igual que lo hizo con nosotros, ser capaz de alterar los sentidos de todo aquel que, como diría mi amigo PJ Hermosilla, tenga a bien prestarnos un ratito sus oídos.


Orozco

último lanzamiento

Destino Última Llamada  ·   Antonio Orozco
Política de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.