biografía

Mike Oldfield (, 15 de mayo de 1953)

"Ese es el problema", suspira Mike Oldfield. "En realidad no entro en ninguna categoría"


Desafiante y orgulloso, el hombre detrás del fenómeno Tubular Bells - un prodigio adolescente convertido en hombre-banda que ha desafiado todos los movimientos y modas mientras se ha ido fabricando la suya propia - continua su marcha sin descanso. Ha puesto sus manos en el pop independiente, el rock explorador, los ambientes progresivos, las maniobras orquestales, los tintes Célticos y Africanos (bueno, antes de que ambas formas musicales se pusieran de moda), la sofisticación chill-out, y el diseño de sus propios juegos de Realidad Virtual en Internet (con bandas sonoras, por descontado), sin olvidarnos de la composición del tema de la banda sonora más icónica del mundo, El Exorcista y también la banda sonora de la igualmente poderosa The Killing Fields, Oldfield es sin duda un personaje muy particular. De hecho, ni siquiera se considera a sí mismo "un músico normal, soy un técnico que tiene ideas y las convierte en sonido". Pero cómo podemos etiquetar ese sonido? ¿Podría llamarse, como dijo uno de sus fans en Internet, Oldfield Progresivo?


Así las cosas, este hombre ha creado un doble álbum que se expande a un lado de su cerebro por el ambiente chill-out ("aunque odio esos términos!" ríe) y que él llama Light. Y por el otro está el lado más oscuro, el contrapunto melancólico, llamado Shade. "Dos lados de mi personalidad musical," concluye.


Lo que ha surgido es una duradera mezcla de simplicidad y complejidad desde elementos del dance electrónico (Quicksilver, Slipstream, Romance) a las serenatas blues de Closer, desde las extrañas sombras variantes de la melancólica The Gate, a Tears Of An Angel, que va del minimalismo orquestal a los pasajes de guitarra más sosegados, pasando por los coros de tintes africanos las repeticiones de guitarras más punzantes. A pesar de los 10 minutos de duración de First Steps, Light And Shade es un aperitivo de Oldfield, tomado desde diferentes perspectivas (muy del estilo de sus dos juegos de realidad virtual). Pero si le preguntamos a su creador dónde encaja Light And Shade dentro de sus 23 años de carrera y sus 22 discos en solitario, sólo puede suspirar de nuevo y responder: "Yo le doy al botón de inicio y veo a dónde me lleva, a menudo digo eso, pero me siento como un mensajero. La inspiración viene de dentro. Tengo que sudar tinta y trabajar mucho para conseguirlo, pero tengo la suficiente experiencia para saber que cuando estoy haciendo música, puede ser basura, pero cuando me llega la musa, todo fluye."


En el contexto del tiempo, Light And Shade llega tras un perí­odo de tres años de dedicación al diseño de juegos de realidad virtual, Tres Lunas (2001) y Maestro (2003). "Me lo he tomado como un tiempo sabático alejado de la música. Luego sentí que era hora de regresar a la música. Cuando tienes una hoja completamente en blanco, la mejor forma de empezar es echar un vistazo a tu alrededor, en ese intervalo de tres años, la tecnología ha avanzado. De modo que pase unas cuantas semanas poniéndome al día y me di cuenta que mi estudio era prácticamente obsoleto, y que se podía hacer de todo utilizando el software del ordenador. Así que vino un camión y ocho hombres y se llevaron todo... tení­a miedo, estaba emocionado por saber qué iba a reemplazar a mis viejos aparatos. Es magnifico lo que puedes hacer. Es algo casi intuitivo; piensas en lo que quieres hacer, haces algunos clicks y bingo, ya está hecho!"


Él solía trabajar en solitario, en casa. Allí por 1971, cuando estaba montando las demos de su debut en solitario Tubular Bells (16 millones de ventas y sigue vendiendo...), Mike trabajaba minuciosamente en su habitación de Tottenham, utilizando un equipo que le habí­a prestado su primer jefe, el melómano e inimitable fundador de los ex-Soft Machine, Kevin Ayers. Mike era un virtuoso de la guitarra de 16 años en el trío The Whole World, alrededor de 1970-71, cuando nacieron los primeros atisbos folk de Mike. Con este nuevo álbum Oldfied completa el cí­rculo. Light And Shade fue también construido en la versión contemporánea de un estudio casero en su salón en su actual casa de Buckinghamshire, en Chalfont St. Giles, a saber un simple ordenador (eso si, con un software especialmente desarrollado en FL Studio, también conocido como FruityLoops). "El entramado básico está¡ principalmente programado. Pero tengo ese sonido de guitarra, o varios sonidos de guitarra en realidad, de modo que me aseguro que la guitarra aparece en la mayoría del álbum. Aunque yo quería un par de canciones con solos de piano, a pesar de que soy un pianista nefasto.!"


Inicialmente, confiesa Mike, él había planeado crear "un álbum grande, complicado, un poco como mis primeros trabajos, como Tubular Bells, que tení­a de 30 a 40 secciones diferentes!". De la belleza a la locura, y vuelta a empezar. Pero el haberlo hecho de esta forma parece más como de los setenta. He escuchado un cd de la serie de los recopilatorios de chill out de Buddha Bar, de París el conjunto de dos CD se llamaba Dinner y Party, con dos géneros de música distintos para dos estados de ánimo distintos. Aunque no me gustaba la mayor parte de la música de ese CD de Buddha Bar, pensé que podría hacer algo parecido en ese formato."


Buscar detalles más íntimos en la personalidad de Oldfield es siempre un desafío. "No puedo definir lo que hago con palabras; lo hago con música," mantiene. A veces, cuando utiliza palabras, le sale el tiro por la culata; podemos apostar que los que adoran Tubular Bells, en su primera versión o en sus secuelas, Tubular Bells II (1992) Tubular Bells III (1998) y la grabación del 30 aniversario de la grabación, Tubular Bells 2003, desean pensar en ello como lo hace su creador, a saber "unos Monty Python sinfónicos."


Pero como añde Mike, "aún no ha habido nada como ese álbum." Y él ha seguido avanzando, sólo obedeciendo a sus propias musas. Ha permanecido fiel a ellas, incluso cuando toda la industria de la música cambió a su alrededor en los setenta, cuando el punk lo relegó a un segundo plano después de haber creado una serie de discos que le otorgaron la reputación de compositor e instrumentista por excelencia. "Con el punk, parecí­a que el mundo de la música en general no sabía cómo seguir adelante, de modo que la mejor forma de hacerlo era destruyéndola por completo, lo cual yo personalmente creo que fue un desastre." Llega incluso a culpar al punk del enquistamiento de la cultura: "puedes apostar tu propia vida que para esos que apalean a gente en la calle, su héroe es Johnny Rotten, no yo," declara. Además confiesa que le fue muy difícil captar la atención del público con su música por aquellos años: durante mucho tiempo, se sentía nervioso al tocar en directo: "en aquellos días", confiesa, "yo era psicológicamente inestable... me sentía seriamente perturbado mentalmente. Tenía ataques de pá¡nico y paranoia, he pasado por 20 años de psicoterapia, y EST, para poder sobrellevarlo. Ahora tengo la fuerza y la personalidad para plantarme y presentarme."


Junto a su incremento de confianza, y junto a todos esos juegos malabares personales y a las cuestiones creativas, Mike desea desgranar su trabajo, y así nos presenta Light And Shade, canción a canción...


 

noticias · 

último lanzamiento

Return To Ommadawn  ·   Mike Oldfield
Política de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.