biografía

Erykah Badu (Texas, Dallas, 26 de febrero de 1971)

ERYKAH BADU


NEW AMERYKAH PART TWO: RETURN OF THE ANKH


En el Antiguo Egipto, el carácter jeroglífico del ankh en las puntas de los dedos de una diosa simbolizaba la vida eterna. Si “la clave sigue moviéndose como una piedra rodante”, como proclama tan coquetamente Erykah Badu  en el legendario single “On & On” incluido en su deslumbrante debut de 1997, Baduizm, su trabajo más reciente, NEW AMERYKAH PART TWO: RETURN OF THE ANKH, la continuación de aclamado por la crítica New Amerykah Part One: 4th World War, de 2008, representa el punto dentro de la carrera de Erykah en el que ha hecho viajar a esa clave 360 grados y donde se ha visto revitalizada. El nuevo álbum, un cálido recital de filosofías personales sobre el amor y el desengaño, une el discreto ingenio de la antigua Erykah con la sonoramente atrevida nueva Erykah. En RETURN OF THE ANKH, baladas estructuradas y espaciosas jam sessions coexisten pacíficamente en el mismo escenario lleno de soul.


 


Además de las elegantes sinapsis del álbum y de sus derivas poéticas, Badu hizo buen uso de su título como productora ejecutiva, ya que reclutó a muchos de los mismos productores que hicieron de New Amerykah Part One una fiesta auditiva de tanta riqueza. En esta ocasión, la relación de sospechosos habituales —9th Wonder, Madlib, James Poyser, Sa-Ra’s Shafiq Husayn, Ahmir “?uestlove” Thompson, Georgia Anne Muldrow, Jah Born, R.C. Williams, Ta’Raach, Karriem Riggins y el espectral J Dilla— no son tan fácilmente identificables, superándose a sí mismos con arreglos que se salen de sus ámbitos de producción característicos. Tómese, por ejemplo, el corte introductorio de RETURN OF THE ANKH’, “20 Feet Tall”, en el que encontramos el tema astral “I Can” de Badu tratado con una exigua y poco característica producción de 9th Wonder con interpolaciones de James Poyser a los teclados. “Erykah es fantástica al hablar sobre las cosas con el punto de vista de una mujer”, dice 9th Wonder. “Puede crear esa conexión entre géneros, incluso sin la ayuda del productor”.


 


Si la impredecibilidad no explica la cohesión de RETURN OF THE ANKH, la compatibilidad sí que lo hace con seguridad. Ninguna otra cosa podría explicar la pureza de la armonía en el principal single del álbum,  “Window Seat”, que cuenta con la voz experimentada de Badu sobre un ritmo hipnótico y un elegante riff en el teclado. El apacible groove fue coproducido por el compositor James Poyser con la ayuda de ?uestlove de The Roots en la percusión, representando una concentración de genio que ha estado fermentando desde “Otherside of the Game” de Baduizm. La voz de Badu, franca y confortable, suena como que ha tenido conocimientos de los mismos kilómetros de historia recorridos por los grandes del rhythm & blues del pasado cuando ella canta: “¿Puedo tener un asiento junto a la ventana? / No quiero a nadie a mi lado / Sólo quiero sacarlo fuera de la ciudad / Una mirada alrededor / y un aterrizaje seguro...”


 


La madurez de Badu, sin embargo, no llega a costa de su malicioso sentido del humor, o de su tendencia a astutas referencias al hip-hop en la mezcla que se produce en canciones como la vivaz “Turn Me Away (Get MuNNY)”, en la que Badu se pone poética sobre el poder del todopoderoso dólar al tiempo que rinde homenaje al éxito clásico “Get Money”de Junior M.A.F.I.A., así como a “You Can’t Turn Me Away” de Sylvia Striplin, que aparece como referencia en ambas canciones.


 


La influencia de Notorious B.I.G. puede oírse también en “Fall In Love”. Producida por Karriem Riggins y con un loop de piano reconocible del clásico de 1977 “Intimate Friends” de Eddie Kendrick que los oyentes recordarán probablemente del éxito de 2005 “Unbreakable” de Alicia Keys, Badu se encuentra inspirada líricamente por una canción titulada “Warning” del fenomenal debut tardío del rapero de Brooklyn, Ready to Die de 1994, cuando ella advierte juguetonamente: “No quieres enamorarte de mí / Va a haber algunas canciones lentas y envío de flores / Si mi alarma antirrobo empieza a pitar”.


 


Pero aunque el himno “Gone Baby, Don’t Be Long”, que recuerda a “Otherside of the Game” de Baduizm es otro corte destacado, la auténtica pieza central de RETURN OF THE ANKH es “Out My Mind Just In Time”, una balada en tres movimientos que recuerda a “Green Eyes”, de Mama’s Gun, de 2000. En ella, Badu admite tímidamente: “Soy una amante secreta en recuperación / Recuperándome de un amor que no puedo superar / Y ahora mi amante cree que quiere a otra”. El segundo y el tercer movimiento de la canción, producida por la cantante y música Georgia Anne Muldrow, aportan una perversión funky de esta pieza llena de melancolía.


 


Lo cierto es que el soul de Erykah Badu es algo hermoso, esquivo. Surgió del agua con tres dólares y seis centavos. Surgió en la Bag Lady que iba a perder su autobús porque estaba llevando demasiadas cosas. Parte se lo contó su pareja al llamar a Tyrone para que le ayudara a quitarle la caca. Gran parte lloró lágrimas calientes y saladas por sus ojos verdes cuando ella escubrió que el amor podía provocar realmente tanto dolor. A lo largo de su carrera, Badu se ha entregado a su música de manera tanto controlable como incontrolable. Con NEW AMERYKAH PART TWO: RETURN OF THE ANKH, Badu deja paso al caprichoso estofado de emociones, lamentos, aspiraciones y diatribas de la que están hechos los espíritus fuertes, el mismo estofado de pasión desnuda que ha hecho del conjunto de sus trabajos un éxito tan visceral.


 

noticias · 

último lanzamiento

New Amerykah. Part Two  ·   Erykah Badu
Política de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.